En un contexto de reducción del coste de las energías fósiles a casi la mitad, parece ser que la tarifa eléctrica subirá en este primer trimestre entre un 7 y un 10% (según elEconomista). No obstante expliquemos el desglose de nuestra factura para que sepamos qué es exactamente lo que estamos pagando. En la figura vemos que menos de la tercera parte de la factura corresponde al coste real de la energía. La razón es que la parte más importante de la misma se corresponde a subvenciones a renovables y cogeneración, e impuestos:
La cogeneración consiste en aprovechar los “residuos” de energía para obtener energía eléctrica. Por ejemplo el vapor de agua de las empresas papeleras puede reutilizarse en una turbina para producir energía. Por ejemplo en el año 2010 en España se produjeron 29.000 GWh mediante cogeneración y tratamiento de residuos y la subvención media fue de 60 euros por MWh producido.

Las instalaciones termosolares transforman el calor del sol en energía eléctrica. Mediante una multitud de espejos concentran los rayos solares sobre un punto para producir una elevada temperatura con la que generar vapor de agua, a partir de aquí la electricidad se obtiene de forma muy similares a las centrales térmicas tradicionales.

Los aerogeneradores, o molinos, transforman la energía del viento en energía eléctrica. Es la tecnología renovable con mayor implantación, en España la potencia en este tipo de instalaciones es de 20.775 MW. Las subvenciones a esta tecnología son las menores de todas las renovables.

 Las subvenciones, por kWh producido, de las otras energía renovables son mucho mayores, desde el triple hasta ocho veces más.

Los paneles fotovoltaicos trasforman la radiación solar directamente en energía eléctrica, aunque antes de incorporarla a la red eléctrica, hay que hacer una serie de trasformaciones, como es convertirla en corriente alterna de la tensión adecuada. El rendimiento medio no es tan alto como generalmente se cree, ya que, por término medio, sólo transforman en electricidad el 13% de la energía que reciben del sol.

Además de los impuestos, el 21%, otro capítulo importante es el de la distribución que supone otro casi 13%. Esta importante parte tiene que ver también con las energías renovables ya que debido a su distribución muy extendida, deben estar sostenidas por largas conexiónes que incrementan las pérdidas y un menor rendimiento cuyo coste pasa al recibo.En cuanto a las amortizaciones, el famoso déficit de tarifa pasa definitivamente este años a formar parte del recibo por lo que los costes reales de todo el sistema eléctrico serán pagados ya sin demora por todos los ciudadanos.

Enfín y en conclusión toda esta gigantesca estafa al ciudadano se fundamenta, ya que no se pueden utilizar razones de otros tiempos, en una teoría científica que, anticientíficamente, afirma que es “virtualmente cierto” que conozcamos el funcionamiento preciso y exacto de la maquinaria del Sistema Climático. Eso es tanto como afirmar que conocemos hasta tal punto el cuerpo humano que hemos erradicado virtualmente la enfermedad y la muerte.

Con esa coartada extendida a lo largo de varios gobiernos a la España lanar se la ha vendido una serie de estafas y engaños que nos ha sumido en una crisis formidable, de la que difícilmente saldremos si no mantenemos una actitud crítica e informada.

ALEJANDRO LOMAS GONZÁLEZ

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s