En 1959 sendas personas llegaron al poder en dos países lejanos, y ambas
permanecieron en el poder durante décadas. Aplicaron políticas diametralmente
opuestas y obtuvieron resultados completamente diferentes. Uno de
ellos logró un éxito espectacular mientras que el otro fracasó absolutamente,
sin excusas ni atenuantes. Hablaré extensamente del primero y muy poco del
segundo. El primero de ellos es Lee Kuan Yew, una de las figuras políticas más
sobresalientes del s.XX, Primer Ministro de Singapur desde su independencia y
durante 31 años (1959-1990). Hombre fuerte hasta su reciente fallecimiento,
transformó lo que era un país pobre del Tercer Mundo en uno de los países
más ricos y desarrollados del planeta en poco más de una generación. Situado
en el sudeste asiático, Singapur, de cinco millones de habitantes, no tenía recursos
naturales y su situación geográfica como puerto natural de paso no suponía
una ventaja competitiva respecto de sus muchos vecinos. Lo que sí supuso
una diferencia fue que Lee Kuan Yew decidió utilizar la fórmula del éxito,
esto es: libertad de mercado, impuestos bajos, imperio de la ley y escaso
peso del Estado.

Fíjense en el resultado. Hoy, Singapur tiene una renta per capita superior a la
de los EEUU y el doble que la española, y es el país número uno del mundo en
facilidad para crear empresas y hacer negocios, mientras que España se sitúa
en el puesto 33, entre Polonia y Colombia. Singapur es el 7º país menos corrupto
del mundo, inmediatamente detrás de Suiza y los países nórdicos,
mientras que España se sitúa en el número 37, seis puestos por debajo de
Botswana. Singapur tiene la mejor Sistema de Salud del mundo, según el ranking
anual de Bloomberg, mientras que nuestro país ocupa el puesto 14. En
cuanto a la educación, Singapur se coloca de nuevo en el número 1 del mundo
en el informe PISA, mientras que España se tiene que conformar con el puesto
29. En Singapur los impuestos son muy bajos: los que cobran 25.000 euros al
año pagan un tipo del 1% de IRPF (sí, lo han leído bien, un 1%, frente al 24%
que pagan en España), los que cobran 50.000 euros al año pagan un 4% de
IRPF (en España, un 30%), los que cobran 100.000 euros al año pagan menos
de un 9% (en España, un 43%) y el tipo marginal máximo es del 20% (en Espa-
ña, un 56% en la insurrecta región catalana). Las plusvalías están exentas (en
España pagan un 24%), el IVA es del 7% (en España, un 21%) y naturalmente no
existe ni impuesto de sucesiones (que en algunas regiones españolas llega al
41% sobre la herencia) ni de patrimonio (abolido en todo el mundo salvo Francia,
pero que en las regiones españolas más pobres y atrasadas llega al 3,75%
anual sobre el patrimonio, casi el triple que en Francia, único país desarrollado
que lo mantiene). Éstos son los datos.

Lee Kuan Yew no nació siendo liberal. En sus primeros años tonteó con el espejismo
del socialismo, pero pronto su marcada inteligencia y su legendario
pragmatismo le llevaron a hacer de Singapur una de las economías más libres
del mundo aprovechando la globalización en vez de quejarse de ella, como
hace esa vieja desdentada llamada Europa. Atrajo a los puestos de responsabilidad
pública a los mejores, exigiendo elevada cualificación e intachable integridad
y pagando salarios competitivos con los del sector privado, logrando un
gobierno limpio y eficiente. En España, por el contrario, hemos creado un
pantano de aguas estancadas y corrompidas superpoblado de responsables políticos
de mediocridad creciente. El actual Primer Ministro de Singapur se licenció
en Cambridge con honores, hizo un Master In Public Administration en
Harvard y habla inglés, chino mandarín y malayo con fluidez ,además de tener
conocimientos de ruso. Comparen este perfil con lo que hemos tenido y tenemos
aquí.

Incorruptible, Lee Kuan Yew supo hacer entender que la ley estaba para ser
cumplida por todos, gobernantes incluidos, sin excusas y sin excepciones. En
España, en cambio, la ley no se aplica por igual ni a todos los ciudadanos ni a
todos los territorios, el poder judicial está en gran medida politizado y las
normas no sólo son arbitrarias, sino que cambian constante y caprichosamente.
Singapur ha mostrado el camino hacia una sociedad donde el desempleo y
la pobreza prácticamente no existen, donde no hay corrupción, donde la ley
se cumple escrupulosamente y donde sus ciudadanos se sienten orgullosos de
pertenecer a un proyecto común. Algunos observadores occidentales, que
aparentan idolatrar la democracia con el mismo celo con que atacan la libertad,
se encuentran perplejos ante tal éxito y sienten la necesidad de enfocarse
en aspectos políticos que ponen de manifiesto la dureza de algunas de sus
leyes y la falta de alternancia política, a pesar de celebrarse elecciones. En
Andalucía, donde los socialistas llevarán gobernando ininterrumpidamente 41
años al final del actual mandato, tampoco ha habido alternancia, pero a diferencia
de Singapur, hay paro, pobreza, corrupción e incultura, y una renta per
capita inferior a la de Grecia y similar a la de Guinea Ecuatorial.

Sin duda, Lee Kuan Yew era un entusiasta del gobierno limpio y eficiente, del
orden social, de la responsabilidad individual, del respeto a la ley y del trabajo
duro y honrado, pero también se mostraba escéptico con el sufragio universal
y con la libertad de expresión si ésta atacaba sus principios y amenazaba
destruir sus logros. Naturalmente el éxito de cualquier sociedad no es mérito
exclusivo de su líder sino también y sobre todo de sus ciudadanos, y aún exitoso,
ningún país está libre de defectos y carencias, en ocasiones importantes.
Singapur, desde luego, no es una excepción.

Termino ya. La otra persona que llegó al poder en 1959 fue un oportunista disfrazado
de salva patrias, y el desafortunado país al que llegó es Cuba. Por
aquel entonces La Habana era una ciudad mucho más moderna que Miami, según
atestigua Fernández-Pujals en sus memorias. Pues bien: el nuevo líder
decidió aplicar el socialismo a rajatabla (a todos menos a sí mismo, como
siempre ocurre). Comparen hoy La Habana con Miami y observen el inexorable
resultado de varias décadas de socialismo: un país del que el 10% de su población
ha decidido huir aun a riesgo de su vida, un país sumido en la pobreza,
hundido económica y socialmente, anegado por los lodos putrefactos de la tiranía
marxista.

Tenemos cincuenta y cinco años de experimento comparado: por un lado, el
éxito de una libertad de mercado extrema y, por otro, el fracaso total, sin paliativos,
del socialismo extremo. Y, sin embargo, negando toda evidencia, enfermos
de ideología y de ignorancia, en España seguimos sin poner rumbo al
éxito probado de la libertad de mercado, los impuestos bajos y la seguridad
jurídica. Aquí nadie conoce a Lee Kuan Yew y ningún partido propone su programa
económico; sin embargo, todos conocen a Fidel Castro y tenemos a un
nuevo partido jeta-marxista al que le encantaría aplicar el modelo cubano en
nuestro país.

Siguiendo las emocionadas palabras de despedida pronunciadas por su hijo,
Lee Kuan Yew “consiguió lo que parecía imposible”. También podríamos lograrlo
en España, pero carecemos de líderes de altura. Me pregunto si también
habremos perdido la necesaria capacidad de sacrificio y la voluntad de
responsabilizarnos de nuestras propias vidas.

Fernando del Pino Calvo-Sotelo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s