Yo quería hacer el artículo sobre algo completamente distinto, pero hay tres noticias que tengo ganas de comentar.

Y voy a hacerlo por orden alfabético.

El debate, el Gran Debate, al que, por la importancia que se le da,  podríamos llamar también el DEBATÍSIMO o incluso el DEBATÉRRIMO, con permiso de la RAE. Y yo, que acarreo ya muchos otoños, me pregunto para qué sirven realmente los debates políticos al uso como no sea para dar trabajo a los asesores de imagen y tener entretenido al personal.

A mí lo que me interesa de un político es como hace su trabajo, no la pinta, facha o aspecto que tenga, ni si lo cuenta mejor o peor. Yo quiero hechos escuetos y no fuegos de artificio con las palabras para enmascarar la vaciedad de contenido de los programas, porque aunque estos contengan no sé cuantos cientos de promesas, si éstas no pueden transformarse en realidades, lo prometido es aire y nada más; utópicas mejoras que no me explican cómo se van a financiar si no hay un duro, más paja al viento. Pero lo sorprendente es que a estas alturas la gente se deje embobar por los discursos de los candidatos. El que está en activo, y desea seguir cabalgando a lomos del poder, contará todo lo bueno que ha hecho durante su legislatura y los fantásticos planes que tiene para la siguiente de salir elegido. No puede ser de otro modo. Y la oposición le atacará por todos los flancos  y nos prometerá, el oro, el moro, el potosí, el no va más de las mejoras sociales y qué sé yo lo que serán capaces de inventar para aturdirnos con tanta maravilla futura como va a tener lugar en cuanto alcancen la poltrona.

El debate no es sino una función de teatro, cuyos actores son políticos interpretando su papel; pero así como en el teatro, nos puede gustar un actor más que otro por lo bien que declama su papel y le premiamos ovacionándole más tiempo que a los demás y todos tan contentos, en el escenario político no debemos dejarnos impresionar por la actuación en las tablas de ese día concreto, sino en la trayectoria constante de los candidatos fuera y dentro del plató de televisión, sobre todo fuera porque el premio no son unos aplausos y a casita encantados de la vida; el premio que se ventila en las urnas con la ovación personal de cada uno de nuestros votos, tiene unas consecuencias a posteriori que no debemos olvidar y que se decante una elección por el comportamiento televisivo de un personaje que va a dirigir el país durante un montón de años, es como para pensárselo dos veces antes de emitir el voto a favor de este o aquel porque es más alto, habla mejor, le sientan bien las canas o es muy simpático.

Que les gusta el teatro ¡estupendo! que se lo van a pasar de cine viendo el debate ¡genial! pero una vez terminado el mismo que no influya en sus decisiones en el momento de voto. El derecho al voto debe ser ejercido desde el cerebro no desde la entraña

Francia. ¡Que espanto! ¿Es que no vamos a aprender nunca? Ha ganado la señora Le Pen, ultraderecha, por todas las razones equivocadas que llevaron a Hitler al poder. ¡Y en Francia, el país de las bellísimas palabras (sino fueran sólo eso, palabras) Libertad, Igualdad y Fraternidad! La Historia se repite y siempre para lo peor, pero no olvidemos que la Historia la construimos los hombres.

Afortunadamente, para terminar tenemos el resultado de los comicios en Venezuela. Si yo fuera buena persona lo sentiría por Pablo Iglesias, que lo debe estar pasando fatal, porque igual le cierran la bolsa y le daría el pésame, pero, como soy como soy, me despido de todos ustedes con la satisfacción de cerrar el artículo con esa gozosa noticia, sobre todo para los venezolanos.

 

Nuria Valldaura Micó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s