Obama acaba de reconocer que es un gobernante frívolo e irresponsable. ‘Mi peor error ha sido no haber planeado lo que pasaría el día después de la intervención militar en Libia’. Y lo dice así, como aquél que no quiere la cosa y sin inmutarse lo más mínimo.

¿Se puede bombardear un país para derrocar a un dictador y no tener nada previsto para el día después? ¿Es de recibo matar a distancia, provocar el caos y desentenderse de las consecuencias?

Obama, como Pilatos, se lavó las manos tras el derrocamiento de Gadaffi. Por lo menos Bush asumió su responsabilidad. No abandonó Irak tras derrotar a Saddam. Libró la más cruenta batalla contra el yihadismo de Al Qaeda. Y lo hizo a pesar de los cientos de soldados norteamericanos muertos y de tener a la opinión pública abrumadoramente en contra. Al final logró la práctica derrota de los yihadistas y sus aliados y estabilizar un gobierno lo más parecido posible a una democracia.

Pero Irak todavía necesitaba del apoyo activo militar y político de EEUU. Sin embargo, Obama ignoró la responsabilidad que su país había adquirido por la guerra y se lavó las manos. Su enemigo no era tanto Al Qaeda como Bush. Esa precipitada retirada de Irak dejó abandonado al pueblo iraquí y a sus líderes políticos y creó un vacío que no tardaría en reocupar el Estado Islámico.

Sí, muchacho, lo has hecho peor que Bush.

 

THE CATALAN ANALYST

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s