No puedo estar más de acuerdo con el artículo de José María Fábregas, publicado en BLOGS L2N, La democracia acomplejada. En los tiempos que corren han llegado a la política gentucillas que no tienen ni idea de lo que la palabra representa y que escudados tras el ruido de discursos altisonantes, llenos de frases a las que han permutado su significado primigenio a base de repetirlas unidas a slogans populistas, y cuya meta es la agitación callejera ya que es lo único que les da un respaldo que no pueden conseguir de otra manera puesto que sus limitaciones intelectuales se lo impiden, tratan de medrar barriendo para adentro.

Una horda se seguidores tan ineducados como ellos, extasiados con la zanahoria del cambio y la modernidad y empachados de un atracón de democracia activa (la democracia siempre lo es, no necesita de epítetos descriptivos) y sintiéndose parte de esa ciudadanía desprotegida que gracias a estos profetas de un futuro lleno de venturas va a dejar de estar amilanada y sojuzgada por los malvados gobiernos para… ¿Qué? Nunca se han lanzado promesas tan imposibles de convertirse en realidades, y eso que todos estamos hartos de escuchar los juramentos de los políticos en época de elecciones, como las que de poder llegar a implementarse lo único que conseguirían sería el caos y la miseria más aberrante. Ahí tenemos el ejemplo de Grecia sin ir más lejos o de Venezuela si cruzamos el charco. Pero, claro ¿qué se puede esperar de un país que pierde el tiempo llenando los estadios de los clubes de futbol,  pasa la mitad de su ocio delante del televisor viendo las tertulias de lo que sea, da igual; permite que tengan escaños personajes sin ningún programa, salvo la provocación constante; que tolera a una alcaldesa de Madrid que, a pesar de ser juez, cada vez que tiene una idea es para empezar a temblar y cada vez que abre la boca dan ganas de cortarle la lengua tal y como le pasaba a la protagonista de El cianuro solo o con leche, la divertidísima obra de humor negro de Juan José Alonso Millán,  cuando su sobrina algo retrasada soltaba alguna inconveniencia. Un país que etc. etc. etc.

Y tan contaminante es la influencia de esos representantes de la demagogia, tan modernos ellos que nos quieren vender como maravilloso el frente popular de los años treinta del siglo pasado, que no han superado a Bakunin, que han digerido mal a los nihilistas y que quieren gestionarlo todo estilo compadre, que los verdaderos demócratas de toda la vida se sienten ninguneados e intentan copiar parte de los dislates para que no se les tilde de retrógrados. Lamentable. Los complejos no sirven en política y tampoco el chaqueteo; ahora voy de progre que es lo que mola. ¿Qué significa ser progre, dejarse coleta y barba, olvidar el mínimo de higiene corporal requerida para convivir en sociedad y no en suciedad, vestirse con jerséis dados de si y de colores pardos en los que se notan menos las manchas, prometiendo utopías y derribando todo lo establecido, sea o no necesario y eficaz, sin dar nada a cambio?

Pues nada, a llenarse la boca de slogans trasnochados, a disfrazarse de moderno y a ver si ello soluciona los miles de problemas por solucionar y que no se arreglan con fraserías revolucionarias, sino trabajando duro y eficazmente, poniéndose al día en los deberes atrasados, teniendo en cuenta que los tiempos cambian y hay que dar soluciones nuevas a nuevas situaciones que así lo requieren, sin pensar tanto en la popularidad como en la honestidad del trabajo bien hecho; para populares ya tenemos a los futbolistas, a las tops, a los y las cantantes, etc. La misión de los políticos es la buena marcha de la polis (πόλις) y el máximo bienestar posible de los ciudadanos de la misma. Apréndanse bien la lección los unos y los otros y a ver si conseguimos unos gobiernos que de una puñetera vez gobiernen con honradez y pensando en el bien común y no en el de la propia faltriquera.

NURIA VALLDAURA MICÓ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s